ODONTOLOGÍA PREVENTIVA:

El mejor tratamiento de cualquier enfermedad es su prevención, la odontología preventiva tiene como finalidad poner barreras al desarrollo de las enfermedades buco-dentales.

La detección, el diagnóstico y el tratamiento temprano de las patologías de la cavidad bucal, así como el fomento de hábitos de higiene, el control de los factores de riesgo, y el control y seguimiento del estado general de salud bucodental, constituyen el objetivo principal de la Odontología Preventiva.

Las enfermedades más frecuentes son las caries y las enfermedades de las encías (gingivitis, periodontitis), pero hay otros problemas como dificultades en la erupción de las muelas del juicio (cordales) o maloclusiones dentarias, que pueden ser limitadas en su desarrollo mediante un buen plan de prevención.

Seguir un plan de prevención bien diseñado y ejecutado sólo reporta beneficios: un tratamiento más sencillo, menos intrusivo y con un coste mucho menor frente a un escenario alternativo en el que la enfermedad se muestra en un estado avanzado.