CONSECUENCIAS DE LOS IMPLANTES DE PELO REALIZADOS EN TURQUÍA

El Diario MARCA, en su sección cuidateplus, ha elaborado un artículo sobre los injertos capilares que se realizan actualmente; en qué consisten, cómo es la técnica que se realiza, el posoperatorio, riesgos de realizar este tipo de operaciones en Turquía, diferencias entre los implantes que se realizaban antiguamente y los que se realizan hoy en día, distintos tipos de pacientes y alopecias; y más información interesante. A continuación compartimos el artículo, cuya autora es Ana Callejo Mora:

“En los últimos años, estamos asistiendo a una peregrinación de pacientes con alopecia a Turquía para realizarse implantes de pelo atraídos por el reclamo de ofertas muy agresivas. Incluso hay paquetes que incluyen viaje, estancia e intervención por entre 1.500 y 3.000 euros. Después vienen los problemas y somos los dermatólogos especialistas en implantes los que nos tenemos que encargar de arreglarlos”, denuncia Miguel Sánchez Viera, director del Instituto de Dermatología Integral (IDEI).

De hecho, Turquía es la meca de este trasplante también porque su gobierno apoya el crecimiento de este turismo sanitario.

¿En qué consisten los implantes capilares más realizados ahora?

Actualmente, el implante capilar más realizado es el denominado FUE (siglas en inglés de Follicular Unit Extraction). “Hablamos del más avanzado de los trasplantes de pelo para tratar alopecias y calvicies en ambos sexos y requiere de una gran experiencia y pericia por parte del cirujano que vaya a hacerlo. En estas manos, hablamos de una técnica segura con la que se obtienen los resultados más naturales”, comenta Sánchez Viera.

Este tipo de implante, que se realiza bajo anestesia local, consiste en obtener una unidad folicular individual directamente del cuero cabelludo.

Con el paciente monitorizado, el experto obtendrá cabellos sanos principalmente de la zona de la nuca con micropunchs (instrumentos cilíndricos o bisturíes circulares muy pequeños para extraer cada  unidad folicular una a una), que son preparados bajo el microscopio y reimplantados con otros instrumentos de precisión llamados implantadores.

El director del IDEI señala que con la técnica FUE no están limitadas las zonas del cuerpo de donde se puede extraer pelo (aunque suele ser de la nuca) para realizar implantes; “un gran avance científico porque personas con poca cantidad de pelo en la cabeza tenían muy limitada esta opción”.

Con la aplicación del método FUE el cabello tiene un excelente potencial de nuevo crecimiento y el paciente tolera fácilmente la cirugía.

¿Cómo es el posoperatorio?

“El paciente regresa a su casa en el mismo día por su propio pie y puede reincorporarse a su rutina en 4 o 5 días y hacer deporte a las dos semanas. La única precaución en esos días es no poner la cabeza hacia abajo, sino siempre recta o inclinada hacia atrás”, indica Sánchez Viera.

Imagen destacada: Diario MARCA