5 CONSEJOS PARA DISFRUTAR ESTA SEMANA SANTA SIN PONER EN RIESGO NUESTRA SALUD BUCODENTAL

En periodo de vacaciones el peligro de sufrir enfermedades en tus dientes se triplica, según la  Academia Europea de Estética Dental, debido a la ausencia de la rutina, un mayor tiempo de ocio fuera del hogar y una bajada de la guardia en el cuidado de la salud bucodental. Por eso, desde Dentalias, te ofrecemos 5 consejos para disfrutar estas vacaciones de Semana Santa sin descuidar tu salud dental:

Beber mucha agua y comer fruta

El agua, entre otros muchos beneficios para la salud, ayuda en la protección del esmalte de los dientes y reduce el riesgo de contracción de enfermedades y aparición de caries. La fruta es uno de los alimentos que más agua posee, por lo que una dieta con varias piezas de fruta al día es ideal para la salud bucodental.

No abusar de los refrescos fríos y azucarados

El frío aumento la sensibilidad de los dientes y podría producir inflamaciones de los vasos sanguíneos del interior de los dientes. En cuanto al azúcar, un consejo tan sencillo como utilizar pajita para beber disminuye el efecto dañino de la azúcar en la dentadura.

Consumir lácteos 

Con la llegada de la Semana Santa, en líneas generales, llega el buen tiempo y el calor por lo que aumenta el consumo de helados y postres fríos. El consumo de lácteos, como yogures, tras las comidas ayuda a contrarrestar los ácidos que producen las bacterias.

No romper la rutina

El tiempo de ocio es fundamental para salir de la rutina del trabajo, pero no es aconsejable romper de forma brusca con la rutina y los hábitos alimenticios durante el periodo vacacional. Picar entre horas, variar en exceso la hora de las comidas y reducir el número de veces que te cepillas los dientes a diario son riesgos para nuestra salud bucodental.

No abusar del alcohol y el tabaco

El tiempo de ocio fuera del hogar suele ir acompañado de un aumento del consumo de alcohol y tabaco. No es recomendable abusar del consumo de estos productos, además de porque son tremendamente dañinos para la salud y aumentan el riesgo de enfermedades cardiovasculares, porque son productos muy abusivos para la dentadura.